Un cáncer y una novela

Algunos viven con tranquilidad y otros nos martirizamos evitando conseguir aquello que ansiamos. Por tonto que nos parezca, por mucho que sea una nimiedad, nos vamos a años luz. Soy una cobarde. Lo confieso. Y tener cáncer me ha mostrado que no soy cobarde para enfrentarme a la enfermedad, sino porque nunca me he tomado en serio y nunca me he dado una oportunidad real.

Desde que era muy pequeña, como muchos otros niños, imaginaba que me convertiría en escritora. Lo que siempre he querido ha sido vivir en el campo y tener un buen rincón en el que disfrutar escribiendo. Sentir ese placer íntimo en el que nada ni nadie importan más que las aventuras que viven los personajes.

Contado así, parece muy simple. Sin embargo, tengo más de cuarenta años y sigo en ese mismo punto soñado a los nueve años en los que me regalaron una máquina de escribir Olympia. Para mí, ese regalo fue una revelación, la constatación de que (no) sería novelista.

Casi cuarenta años después (repito la cifra para que podáis asimilar mi torpeza emocional y mi falta de madurez) he hecho de todo excepto ponerme las primeras frases de una mísera novela corta.

Me diagnosticaron un linfoma hace apenas dos meses. Previamente tuve que sobrevivir, sin volverme loca, a casi ochenta días de fiebre sin tregua. Ahora he empezado la quimioterapia y estoy en la fase de asumir mis cambios físicos internos y externos que son más difíciles de llevar de lo que puede parecer hasta que los sufres tú mismo.

Llevo bien la parte de cuidar y proteger mi cuerpo; y la de enfrentarme con fuerzas y ganas a la quimioterapia… Pero muy, muy mal no poder tener la cabeza despejada para escribir.

Aunque no me convertí en novelista, sí que fui incapaz de dejar de lado mi parte creativa y soy guionista desde hace quince años. Fue una manera cobarde de no perseguir aquel rinconcito privado en el que elaborar historias en una pequeña casa de campo.

Estoy de baja. Así que he dejado de ser guionista. Mi cerebro a veces es como una calabaza asada pero… ¿ha llegado el momento de escribir las primeras frases por fin? ¿he debido temer por mi salud para poder hacerlo? ¿Uno de los motivos de que apareciera ese linfoma en mi cuerpo fue porque siempre me he sentido insatisfecha conmigo misma?

Bueno, tengo estas y muchas más preguntas. Y estoy tan asustada, tan agotada, tan perdida, tan descolocada que necesito sacarlo a la luz.

Este diario me servirá para los días en los que el dolor no me permite escribir ficción. Pero no quiero dejarlo una vez más, precisamente ahora cuando todo se ha puesto tan serio.

Esther Paredes Hernández

Barcelona, 27 de Abril de 2017

6 comentarios sobre “Un cáncer y una novela

  1. Linfoma, ya son palabras mayores. A veces en situaciones como esta, no hay palabras que se puedan decir acertadamente. Lo trillado es decir “lo siento” así que si tienes la ganas infinitas de hacer lo que siempre has querido, pues manos a la obra. Lo importante es sentirnos en paz con uno mismo. El ánimo te lo darás tu mismo. Un abrazo de todo corazón por ser tan valiente de escribir algo tan personal y tan íntimo. No es fácil hacerlo en tus circunstancias. Eso merece mi respeto por ser una persona valiente y decidida.

  2. A veces pensamos que somos débiles, pero tenemos esa fuerza interior dentro, se reserva para los momentos difíciles, vivir es una tarea ardua y te confieso que no es para débiles. Tus ganas de salir a delante es lo único que tienes, disfrutar y luchar son tus objetivos, escribir te libera y ayuda a compartir esas emociones, no pares y en días difícil, simplemente escribe una frase y nosotros de esté lado ponemos el resto.😊Un saludo

    1. Richard muchísimas gracias por tus palabras. Me he dado cuenta de que precisamente son esos días en los que necesito hacerlo. Así que si estáis ahí aunque sea para esa línea me haces muy feliz.

  3. No sé que dir…però necesite dir algo….algo com que igual ens passa per a que obriga m els ulls i saps una cosa…ara si ho saps…quedat en lo bo…que pareix que no però si hi ha….vore la vida desde altre punt de vista i vore i/o pensar coses en les que mai volem pensar ni enfrontar-nos a elles.
    Només et dic….força!!! Que sé que la tens. I a escriure…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s