El arte de la comprensión

La comprensión y la empatía deberían considerarse un arte. Pues existen personas que nacen con un talento natural y otras, aprenden con el tiempo.

La comprensión, como disciplina artística, tiene la facultad de poseer diferentes interpretaciones individuales y distintos niveles de conocimiento. Eso explicaría las limitaciones de algunas personas que consiguen logros de principiante.

Por ejemplo, reaccionan con facilidad ante el dolor que sufrimos a causa de la quimioterapia y el miedo a morir. En contra, tras la cura (que no es sinónimo de recuperación) esperan de nosotros que, de un chasquido, nuestras emociones y nuestro cerebro funcionen al ritmo estándar del mundo.

No es así. Ni siquiera sé si llegaré a recuperar ese tempo social establecido. Tampoco siento la necesidad de hacerlo. Pero, por favor, os pido comprensión y empatía si no soy la de antes, si soy otra nueva Esther que intenta fusionar el pasado y el presente, la salud y la enfermedad. No me hagáis sentir que debería haber superado el trauma en dos meses. Porque no es así y no es justo.

Soy fuerte y no me pasa nada. Sólo intento mantenerme a flote en mi propio océano de emociones. Y no tiene nada que ver con los demás. Estoy subida en mi barco. No es tan difícil de entender a no ser que quieras ser un principiante.

Esther Paredes Hernández

Barcelona, 13 de Enero de 2018

10 comentarios sobre “El arte de la comprensión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s