La furia

Aprieto los labios hasta que la sangre deja de rozarlos

y se vuelven grises,

se agrietan por la sequedad de la furia

que mi cerebro comprime sin éxito

porque no puede reducirse

ni desaparecer

si los labios no se abren de par en par

para que el grito aparezca

y golpee la pared destruyéndote

de una vez por todas.

12 comentarios sobre “La furia

  1. La impotencia mi querida hermosa amiga, es ese guaso bravucón que nos acompaña en la campaña mas difícil de vida, con nuestra mirada bien tirria, los pabellones auditivos estremecidos hacia atrás, sin ser canes cuadrúpedos, la quijada temblorosa, aunque no se haga notar…vestigios de las guerras internas por las brechas externas de un migrar, que un día se beneficiara con su victoria, sin saber que es tan parcial, como la esencia de su mal; sabes lo bueno de ti es que en muchos pasajes de vida te nombro y esto no me hace recordar, me hace sentir tu vida de verdad…Abrazo enorme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s