El sonido

Sujetó la manivela y supo lo que iba a suceder a continuación. Sintió la rabia en su mano y apretó el pedazo de metal agarrotando los dedos. Esa fuerza le ayudó a dar el portazo más sonoro del que fue capaz.

Que se escuchase bien que estaba herida. Que sus vecinos lo tuviesen claro. No podía gritar, pero sí hacer retumbar el marco de la puerta. Pronto entendió que no había sido suficiente y comenzó a dar patadas contra la madera. Alternando los pies para soportar el dolor.

Golpes. El sonido de la rabia.

No conseguía parar, como si aquello no fuese suficiente para sacar lo que anidaba en su estómago. ¿Cuánto ruido necesitaría su alma para calmarse? Lo desconocía. Sus vecinos no se asomaron a ver qué estaba pasando. El sonido de la desesperación viajaba con el eco recorriendo el edificio. Pero ellos estaban sordos.

La puerta crujió y ella se detuvo entre jadeos cansados. Cerró los ojos y recuperó algo de paz. Al menos había conseguido romper algo del exterior. Aunque todavía quedaba mucho por destrozar si quería igualar lo fragmentada que estaba por dentro.

¿Cuánto ruido serían capaces de tolerar sus vecinos?

Esther Paredes Hernández

6 comentarios sobre “El sonido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s