Deseo

Imagino que las olas del mar

son caricias de diferentes manos

que pertenecen al mismo azul.

El azul de tus ojos y del deseo

de dejarme arrastrar sin prisas

por la corriente

fría.

Anhelo las caricias del mar

y aquí estoy

de pie

sintiendo el vaivén de las olas

pero tú no llegas con ellas.

Tengo deseo

sin tenerte.